Las bombas sumergibles se caracterizan por que funcionan hundidas en cualquier tipo de líquido al bombear. La presión del nivel del líquido y, además, el empuje del motor, permiten crear una gran fuerza de salida.

Son las bombas más utilizadas por las grandes ventajas que ofrecen como su portabilidad o posibilidad de instalarlas de manera fija. Son muy versátiles para bombear agua de pozos, piscinas o depósitos.

Estas bombas se introducen en el líquido a la mayor profundad posible, saliendo a la superficie solamente el cable de corriente y la tubería de evacuación. Siempre son bombas eléctricas, ya que el estar sumergidas les impide funcionar con un motor de combustible.

Las bombas sumergibles son mucho más económicas que las bombas de eje, tiene menor tamaño y son muy flexibles en cuanto a su uso. A la hora de elegir una bomba, debemos de tener en cuenta unos parámetros esenciales. Estos son:

  • El tipo de líquido que va a transportar
  • La posibilidad de que el líquido contenga partículas sólidas
  • Altura a la que llegará la tubería.
  • Ángulo de inclinación de la tubería respecto al suelo.
  • El largo de la tubería.